Restaurante Baeza & Rufete

Restaurante Baeza & Rufete

Situado en la zona interior de San Juan (Alicante), se encuentra el Restaurante Baeza & Rufete, un restaurante dirigido a la perfección por Joaquin Baeza (propietario y chef) cuya cocina de autor está a un nivel muy por encima de algunos ‘estrella michelin’ que hemos visitado.

Sorprende que algunos restaurantes de la zona de Alicante tengan la estrella que Joaquin y su equipo no tienen, lo que demuestra toda la ‘farándula’ que hay detrás de todo eso.

Es el gran desconocido de Alicante, quizás por su enclave y su política de comunicación y, desde aquí, queremos sumar nuestro grano de arena para difundir su extraordinaria cocina, el talento y la técnica de Joaquin quien ha conseguido un menú que, de principio a fin, sea sublime, sin altibajos ni platos mediocres.

Cada tres o cuatro meses va renovando las opciones de menús que plantea, introduciendo nuevos platos según el producto de temporada y las nuevas técnicas y descubrimientos que va probando. Le preguntamos por su secreto y lo tiene muy claro: “No meto un plato en el menú sin antes haberle dado varias vueltas de tuerca para perfeccionarlo y mejorarlo”.

Basándonos en nuestra opinión y experiencia en otros restaurantes, sus puntos flojos son la situación y la decoración (cosa que no le damos importancia porque lo que realmente merece la pena es la mesa). Cuando arranca el ritmo los platos, perfectamente medido por la mujer de Joaquín, todo queda en un segundo plano.

Nosotros tomamos el Menú largo: 65€/persona. Tiene opción de tomar el Menú corto: 42€/persona; o Menú Urban: 27€/persona.

Cuando vimos el menú (no estaba actualizado en la web) realmente no teníamos claro que nos fuesen a gustar todos y cada uno de los platos pero…las imágenes hablan por sí solas.

Comenzamos con los aperitivos. Los tres vinieron al mismo tiempo. En primer lugar, una falsa croqueta rebozada aparentemente en pan rallado pero no, era un polvo elaborado con jamón. El siguiente fue un bombón de pelicana, breve pero muy intenso de sabor. El último una especie de espuma de cerveza, original pero quizás con poco sabor.

Continuamos con el resto de platos. Iban de «más a más», el sabor era el gran protagonista en todos ellos. A veces pensamos que por ser una cocina innovadora o minimalista no vamos a encontrar platos tan sabrosos como en otros restaurantes, pero en Baeza & Rufete descubrimos que en un plato pequeño podemos encontrar mucho más.

El resultado fue una experiencia gastronómica casi de 10. Destacando sus referencias en cada plato a grandes productos alicantinos y de calidad. Nos alucinó el rebozado de la falsa croqueta, un poco más de salmorejo no hubiera venido nada mal (estaba delicioso), nos encantó su versión del buñuelo de bacalao, descubrimos el galete (una parte del atún rojo), probamos el mejor plato que hemos comido hasta el momento con un falso «huevo frito» negro y un pan especiado que nos dejó boquiabiertos, tomamos un cóctel como un postre y pusimos el broche de oro con una tarta de chocolate espectacular.

En cuanto a los vinos, tienen grandes referencias de vinos pero algo justa y escueta y echando de menos la presencia de un experto o sumiller. Eso sí, Esther nos atendió y asesoró lo mejor posible.

El servicio fue excelente, el trato en la misma línea y el producto superaba con creces nuestras expectativas. Recomendable 100%. Esperamos que lo disfrutéis.

 

* FECHA DE LA VISITA: JUNIO 2018

[Total:0    Promedio:0/5]

Deja un comentario