Nusr-et, New York

Le marminton

Tras aterrizar dos veces y experimentar las dos caras del espectacular restaurante en Nueva York de Nusr-et(una primera cena saliendo con un mal sabor de boca increíble y una segunda cena rozando ser legendaria), ya podemos transmitiros una opinión más que fundamentada de uno de los locales de moda en Manhattan.

En nuestra primera cena y tras analizar la carta, observando que los precios están más que triplicados comparados con los mejores asadores de carne españoles, tanteamos al camarero para ver por dónde respiraba en cuánto a lo más recomendable para probar, y él ni corto ni perezoso se fue al filete de wagyu de 590$ (muy hábil), diciéndonos expresamente que el resto de la carne era muy corriente. Tras el festival de wagyu en Yakiniku Futago y, tras este farol que se marcó nuestro ‘amigo’, decidimos no pagar 4 veces más de lo que verdaderamente vale el wagyu, por el simple hecho del espectáculo y de esta carne que va envuelta en papel de oro alimentario. La cena empezó torcida y terminó igual, pues las maneras y el servicio fueron lamentables, insistimos, únicamente, por el camarero de nuestra mesa.

Dejando la noche para el recuerdo de anécdotas gastronómicas y aleccionados de esta primera experiencia, una semana después acudimos de nuevo para comprobar que Nusr-et es un restaurante para gozar de un disfrute máximo. Y así fue.

Para los que andáis despistados (que seréis pocos con este mundo de las redes sociales), Nusr-et se dio a conocer por Instagram. Nusr-et Gokce, es el cocinero turco que ha revolucionado el mundo del Steak con su peculiar manera de cortar la carne.

Y es que, lejos del espectáculo saltbae (apodo de Nusr-et) la verdad es que la carne que maneja este ‘personaje’ en sus restaurantes es de extremísima calidad, si bien es cierto que solamente te hacen el espectáculo, la parafernalia del corte de la carne y la puesta de la sal cuando has pedido lo más caro y lo mejor de la carta. Dicho en pocas palabras, cuando vas a gastarte los cuartos a gusto.

en las anteriores publicaciones.

Aquí la relación ambiente-calidad-servicio-espectáculo es acojonante. Si eres amante de la carne, disfrutarás como en pocos sitios, y si no lo eres, te gusta el postureo, el famoseo y que te limpien la chaqueta continuamente, también es tu sitio. Eso sí, tienes que ir concienciado de que vas a pagar el oro y el moro por la carne y que te tratarán con arreglo a lo que te gastes.

En definitiva y para despejaros la duda de si merece la pena o no venir, es un restaurante que hay que conocer al menos una vez, si venís a NY es el perfecto para daros un homenaje (huyendo de la cocina Michelín) pero estudiando su carta previamente y sabiendo a lo que vas.

¿El precio por comensal? Difícilmente bajarás de los 150 $ por barba, si vas con el freno de mano puesto, y de los 250 $ si vas a homenajearte, pidiendo entrante, carne, vino y postre y a disfrutar del Steak insignia de la casa que es el ‘Bae Tomahawk’, como fuimos en nuestra segunda visita. Sólo este steak cuesta la friolera de 275 $.

Sí, reconocemos que es una pasada y una cuenta bastante elevada. Pero también os decimos que, si os lo podéis permitir, merece mucho la pena vivir la experiencia. Si tenéis oportunidad de ir, no dudéis en consultarnos y os recomendaremos qué elegir para no liarla con la cuenta. Aquí os dejamos algunas de las maravillas más sabrosas que probamos en nuestra segunda visita.

* FECHA DE LA VISITA: JUNIO 2018

- El equipo de Foodieviajeros -

[Total:0    Promedio:0/5]

Deja un comentario